Puntos a considerar en materia financiera. Los bancos que empujaron el crecimiento acelerado de créditos hipotecarios ajustados por UVA vienen subiendo fuerte la tasa que pagan por los plazos fijos indexados para asegurarse así los fondos para cubrir la demanda futura de préstamos para vivienda y seguir alimentando el fenómeno.

Mientras tanto, el Banco Central (BCRA) analiza facilitarles la tarea. Los plazos fijos UVA, que pagan según la variación de ese mecanismo de indexación, hoy no se pueden constituir por plazos menores a los 6 meses, algo que según los bancos es difícil de digerir para los ahorristas.

Según indica el Cronista Comercial, la idea de las entidades es que ese plazo se acorte: tres meses es una posibilidad que les permitiría salir a captar ahorros de una manera más agresiva.

Dos velocidades

El stock de plazos fijos ajustados por Unidad de Valor de Vivienda (UVA) llegó a $ 2618 millones la semana pasada, como resultado de un aumento importante en octubre y noviembre (más de $ 500 millones al mes).

El stock de créditos hipotecarios que en principio deberían fondearse con esos depósitos, mientras tanto, llegó a los $ 116.659 millones la semana pasada, más de $ 61.000 millones por encima del nivel que promediaron en abril de 2016, cuando el BCRA reguló las UVA.

La diferencia en las velocidades de crecimiento de los depósitos y préstamos es evidente. Los préstamos son un éxito si se los mide por la demanda que captaron, ahora los depósitos no parecen ser una opción atractiva para los ahorristas.

Por lo pronto, las entidades que protagonizaron la mayor parte de las colocaciones de hipotecarios (alrededor del 70% es de bancos públicos) ya salieron a emitir deuda ajustada por UVA en el mercado, con la idea de conseguir fondos frescos para prestar.

Ahora, además, decidieron subir fuerte las tasas que pagan por encima de la variación de la UVA, de manera tal de hacerlo más atractivo.

Vía NEXO | Ver post original