El presidente de los Estados Unidos, una vez más, desafía al mundo. Este miércoles reconoció a Jerusalén como capital de Israel, en una decisión que fue criticada por los líderes mundiales al poco tiempo de conocerse un adelanto de la misma. El mandatario ordenó hoy al Departamento de Estado que inicie el proceso, que durará varios años, para trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a la ciudad santa, según informaron funcionarios estadounidenses.

“He determinado de que es tiempo de oficialmente reconocer a Jerusalén como capital de Israel”, dijo Trump desde la Casa Blanca. “No podemos resolver el problema de Medio Oriente con el enfoque anterior, necesitamos uno nuevo”, aseveró el mandatario.

Más temprano, líderes globales habían criticado la decisión, entre ellos, el Papa Francisco.”Pienso ahora en Jerusalén. Al respecto, no puedo dejar de expresar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días y, al mismo tiempo, dirigir un fuerte llamamiento para que sea el empeño de todos respetar el status quo de la ciudad, conforme a las pertinentes Resoluciones de las Naciones Unidas”, dijo Francisco, ante miles de fieles presentes en el Aula Pablo VI para su tradicional audiencia de los miércoles.

“Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los judíos, los cristianos y los musulmanes, que en ella veneran los Santos Lugares de sus respectivas religiones; y tiene una vocación especial para la paz”, agregó.

Vía NEXO | Ver post original